Dios está hablando a Israel en este pasaje por medio de Moises. Les está dando condiciones para poder entrar a la tierra prometida y les está diciendo qué tienen que hacer para poder gozar de una identidad nacional como el pueblo escogido de Dios.  

Israel había pasado por varias dificultades y desafíos antes de llegar a este punto en su historia. Había estado en esclavitud en Egipto por 400 años. Salieron bajo amenaza de muerte. Vagaron en el desierto 40 años y ahora están a punto de entrar a la tierra que Dios había prometido y preparado para ellos. Estaba a la puerta de una grande oportunidad y bendición. 

Así a muchos Cristianos hoy en día. Hay personas que han vivido desafíos. Han conocido la dificultad del mundo. Han estado como perdidos, sin rumbo. Pero alguien les habló de Cristo, vinieron a una iglesia que les ama. Se han acercado a Dios poco a poco a través del tiempo y ahora están en una posición en que tienen decisiones que tomar. 

Dios quiere bendecirles. Cristo les ha prometido vida en abundancia. Conocen la verdad liberadora y están a punto de ver la mano de Dios obrar maravillosamente. Están en la misma posición en que estaba Israel en Deuteronomio capítulo 30. 

Todo está listo. Dios ha acomodado cada detalle. Sus oraciones se estrena contestando. Desde donde están pueden ver la tierra prometida de la vida Cristiana victoriosa, solamente tienen algunas decisiones que tomar. 

Dios está hablado a Israel y hace unas declaraciones muy interesantes. Les pinta el panorama de una manera muy exacta. Dice en el v. 9 “te hará Jehová tu Dios abundar en toda obra de tus manos (te irá bien en tus negocios), en el fruto de tu vientre (te irá bien con tu familia), en el fruto de tu bestia (de irá bien con tus pertenencias) , y en el fruto de tu tierra (te irá bien con tu casa)”. 

Dios promete estas cosas, pero tienen una condición en el v 10 “cuando obedecieres a la voz de Jehová tu Dios, para guardar sus mandamientos y sus estatutos escritos en este libro de la ley; cuando te convirtieres a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma.”

Dios dice, tengo grandes y ricas bendiciones para ti. No estas lejos. Quiero hacer estas cosas para ti. Quiero gozarme sobre ti. Quiero hacer abundar el bien en ti. Pero tienes que obedecer, tienes que guardar mis mandamientos y estatutos y tienes que convertirte a mí con todo tu corazón y con toda tu alma. 

Hermano, no se imagina las bendiciones que Dios tiene preparadas para usted si simplemente tomara unas decisiones sencillas y las pusiera por práctica en su vida. Nada de lo que Dios pide es complicado. 1 Juan 5:3 dice “Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.” Nosotros complicamos y nos quejamos de los mandamientos de Dios porque no convienen a la carne. 

Israel estaba tan cerca a la bendición de Dios que Dios toma el tiempo en Deuteronomio 30 para animarlos a tomar las decisiones correctas para poder gozar de esas bendiciones. Recuerde que Israel ya había estado aquí 40 años antes. Estuvieron a unos pasos de la tierra prometida y se regresaron – por temor, por desidia, por incredulidad – y perdieron la bendición en ese momento. Una generación entera de israelitas murieron en el desierto porque cuando estuvieron a unos metros de la bendición tomaron decisiones equivocadas. 

Y, lamentablemente, así hay Cristianos hoy en día. Dios los trae a un lugar en sus vidas en que él quiere bendecirles y por temor o desidia o incredulidad, se echan para atrás y los que sufren son sus hijos. Cuando papa ya no quiere seguir a Dios, los que pagan son sus hijos. Cuando mama ya no quiere venir a la iglesia, los que son afectados son los hijos. 

Mama y papa, tomen decisiones que resulten en bendición para sus hijos. Invierta tiempo en la Palabra de Dios. Invierta tiempo en oración. Invierta tiempo en la iglesia. 

Las decisiones mas benéficas de la vida no están lejos. Dios dice 11 Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti - De nuevo, no es gravoso. Dios no nos pone cargas en cima, el ofrece llevar nuestras cargas. Es más fácil obedecer que desobedecer. 

Luego dice en el mismo v 11, “ni está lejos. 12 No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos? 13 Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos? 14 Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.”

Es muy probable que Usted nunca ha estado y nunca mas estará más cerca a la bendición de Dios de lo que está ahora mismo. Por eso es tan importante que tome decisiones sabias y correctas ahora. 

Temo por tantos hermanos en Cristo que veo activos, ocupados para el Señor, pero a la vez indecisos en sus convicciones. Ligeros con sus estándares. Débiles en fidelidad y firmeza. Cuando oro por algunos de Ustedes, y menciono sus nombres en oración, hay una incomodidad en mi corazón por que veo lo cerca que están a la bendición de Dios, pero el rumbo que llevan les está alejando cada vez más de esa bendición. 

Hermano, Dios le dijo a Israel: “¡Están tan cerca a la tierra prometida! ¡No pierdan esta oportunidad!” 

Esto no es un asunto simplemente de ganancia y pérdida. ¡Es un asunto de vida y muerte! 

v15, Dios dice: “Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal;” Dios no está jugando. Dios está en serio. Dios está hablando de vida y muerte. Está hablando de algo que puede tener un impacto profundo y eterno en tu vida. ¡Tómalo en serio! 

A mi me gusta divertirme. Me gusta jugar y bromear. Pero hay algunas cosas que debemos de tomar en serio. La decision de seguir a Dios, de caminar hacia su bendición, de obedecer sus mandamientos, de guardar sus estatutos, no son decisiones que se toman a la ligera. Son decisiones que cambian vidas. Son decisiones que afectan familias. 

Pero a veces somos tan sueltos en estos asuntos. Lo último en lo que pensamos es vivir por Dios. Dios está delante de nosotros dándonos a escoger – La vida y el bien, la muerte y el mal. Nosotros pensamos en servir a Dios como una actividad, pero Dios lo ve mucho mas importante que eso. De hecho, para Dios, este asunto de servirle no es opcional. 

v16 porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, (nada de esto implica opción, es mandamiento. Y el resultado es bendición) para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella.

Dios quiere lo bueno para nosotros. Por eso envió a su Hijo unigénito. Por eso Cristo derramó su sangre en la cruz. Por eso fue traspasado por lanza. Porque este asunto es de vida y muerte. Esa el a decision que algunos tienen que tomar en esta mañana. 

La Palabra de Dios dice que el que tiene al Hijo, tiene la vida. El que no tiene a Hijo de Dios, no tiene al vida. Si tu tienes a Cristo en tu corazón tienes vida eterna, si no tienes a Cristo en tu corazón, no tienes vida eterna. Necesitas tomar la decisión de recibirle ahora mismo. Esa decision no está lejos. 

Cerca de ti está la palabra, dice Romanos 10:8-10, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Dios dice: toma decisiones que te acerquen a la bendición no que te alejen de la bendición. v.17 Mas si tu corazón se apartare y no oyeres, y te dejares extraviar, y te inclinares a dioses ajenos y les sirvieres, 18 yo os protesto hoy que de cierto pereceréis; no prolongaréis vuestros días sobre la tierra adonde vais, pasando el Jordán, para entrar en posesión de ella.

Más claro no podría estar. Vs 16 dice: te mando que ames a Jehová tu Dios que andes en sus caminos, que guardes sus mandamientos, etc, etc y vivirás, serás multiplicado y bendecido. Vs 17 dice: Apártate, extravíate, inclínate a otros dioses, y pereceréis y serás de cortos días. 

Algunos de Ustedes están tan cerca una vida Cristiana victoriosa que desde donde están se ve, pero tomarán decisiones que les alejarán. Si no tienen cuidad, se van a apartar, se van a extraviar, y tarde o temprano, hasta a dioses falsos servirán. Dios honra a los que le honran. Pero no se ve obligado a bendecir a los que le desobedecen. 

Terminamos con vs 19-20 

19 A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia;

20 amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días; a fin de que habites sobre la tierra que juró Jehová a tus padres, Abraham, Isaac y Jacob, que les había de dar.

Dios dice a Israel: “escoge”. Hoy también les dice a la iglesia: “escoge”. Le dice al Maestro de Escuela Dominical: “escoge”. Le dice al obrero de ruta: “escoge”. Le dice al diácono: “escoge”. Le dice al miembro de la iglesia: “escoge”. 

¿Quieres bendición o maldición? La decision es tuya. Bien o mal. Tú decides. 

Amigo, que nos visitas – vida o muerte. La elección es tuya. 

Comment