¿Por Qué Dios Nos Ama? 

1 Juan 4:16 

“Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.”

Introducción

Se ha puesto a pensar, ¿por qué nos ama Dios? Es un hecho que Dios nos ama. Lo sabemos. Lo aceptamos. Lo creemos. 

El amor De Dios para nosotros se manifiesta en todas las cosas buenas que el hace por nosotros porque Dios no ama a distancia. Dios ama de cerca. Dios ama y muestra su amor para con nosotros. Ese amor es un amor dadivoso. Es un amor de hecho, de acción. 

Mas Dios muestra su amor para con nosotros en que siendo aun pecadores, Cristo murió por nosotros. Es innegable el amor De Dios por nosotros. 

El amor De Dios tiene tantas facetas y tantos aspectos que no podemos explorarlo todo en este mensaje, pero si podemos saber que el amor De Dios…

…infunde quietud. 

Sofonías 3:17 Jehová está en medio de ti, poderoso, él salvará; se gozará sobre ti con alegría, callará de amor, se regocijará sobre ti con cánticos.

En medio de una vida ocupada y enqueacerada, el amor De Dios quieta nuestros espíritus. Nos calla de amor. Como una madre que toma a su bebe en sus brazos y le canta y lo mece hasta que se duerma. El amor De Dios para nosotros tiene el poder de causar calma y serenidad en nuestros corazones. 

Diversas situaciones de la vida llaman nuestra atención, pero no podemos descuidar el amor De Dios que puede centrar nuestros pensamientos solamente en el. 

…indunde vida

Efesios 2:4-5 Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, 5 aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),

Sabemos que el amor De Dios es la que obro nuestra salvación para vida eterna, pero el amor De Dios también nos vivifica aquí. El nos da vida rica y abundante. Nos da sentido de vivir, propósito, dirección. Una vida que se vive por el amor De Dios es una vida guiada a la victoria y a lo bueno. 

El amor De Dios es grande “ese gran amor con que nos amó” es una amor suficientemente grande como para dar vida a un pecador moribundo, es suficiente para darte vida a ti y a mi. 

…infunde valor

1 Juan 4:18 “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.”

El amor perfecto De Dios hace a un lado una religión en la que los súbditos temen a su dios. Ahora, sabemos que debemos de tener temor a Dios, eso es, respeto, reverencia, honor. Pero no tenemos eu temer la ira De Dios. Hemos sido librados de esa ira. Romanos 5:9 dice “Pues mucho más, estando ya justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.”

Pero no solo eso, sino que por el amor De Dios “no nos ha dado Dios espíritu de cobardía” (2 Timoteo 1:7). Por el amor De Dios, no tenemos que ser temerosos de lo que hay en esta vida ni en la que viene. Podemos andar como si ya tuviésemos la victoria porque en realidad ¡ya la tenemos! Dios nos ha hecho victoriosos desde antes de la batalla. No ha nada que temer, ni un enemigo, ni una adversidad, ni una prueba, ni una enfermedad. Esas cosas podrán molestarnos en este cuerpo, pero no pueden afectar nuestra vida eterna con Dios. 

Pero la pregunta es ¿por qué nos ama Dios? Sabemos, por Su Palabra, que tenemos todas estas cosas. Gracias a Dios, tenemos quietud, tenemos paz, tenemos vida y tenemos valor. 

Gracias a Dios, por Su amor, ha dado a su Hijo unigénito para que todo aquél que en Él cree, no se pierda mas tenga vida eterna. ¡Tenemos vida eterna por el amor De Dios! 

Pero, ¿por qué nos ama Dios? 

¿Lo merecemos? 

De ninguna manera. No mereces el amor De Dios. Toda la historia de la humanidad, es una historia de la indignidad del hombre del amor De Dios. ¿Por qué Dios no, simplemente, tronó los dedos cuando Adan y Eva pecaron en el huerto, para matarlos instantáneamente? 

No merecemos el amor De Dios. Lo que merecemos es una eternidad en el lago que arde con fuego y azufre. Ni una sola alma que ha alcanzado el amor De Dios ha sido digna, merecedora, de ese amor. Dios no nos ama porque nosotros somos dignos, nos ama a pesar de nuestra indignidad. Eso es verdadero amor. Eso es amor sincero. Eso es amor sin condiciones. ¡Gracias a Dios por su amor! 

Pero, ¿por qué nos ama Dios? 

¿Nos hemos ganado su amor? 

De ninguna manera. No hay una sola cosa, ni una larga lista de cosas, que Usted y yo podemos hacer para ganarnos el amor De Dios. La salvación no es por obras. La única obra capaz de salvar el alma del hombre se consumo en la cruz del Calvario hace al rededor de 2,000 años. Cuando Cristo dio su vida por nosotros, sin que nosotros lo mereciéramos, sin que nosotros nos lo hayamos ganado, se obro la obra de la redención. Ahora, Usted y yo tenemos vida por el amor De Dios. 

Nada podemos agregar a esa obra, nada debemos quitar de esa obra. Somos incapaces de hacer cualquier cosa para llamar la atención y el amor De Dios hacia nosotros. 

Dios nos ama, y Cristo murió, a pesar de nuestra incapacidad de jamas de los jamases poder ganarnos ese amor. Desde el día en que el murió hasta la eternidad de las eternidades, nunca habrá un momento en que la balanza esté equilibrada, siempre estaremos endeudados al amor De Dios. Nunca podremos pagar esa cuenta. 

Pero, ¿por qué nos ama Dios? 

¿Tenemos algo que ofrecer? 

De ninguna manera. Todas nuestras justicias son como trapos de inmundicia. Nuestras manos están vacías. El alto precio por el pecado solo se puede pagar con la sangre. Cada ser humano que muere sin haber aceptado el amor De Dios, pagará por su propio pecado, en el infierno. Pero esa cuenta se requiere una eternidad para pagar. Nunca se liquidará. Nunca habrá saldo a favor. El alto precio del pecado requiere sangre pura, la cual, ni Usted ni yo, tenemos. 

Sin embargo, Cristo, por su amor, pagó la cuenta del pecado de toda la humanidad. Su sangre pura fue suficiente para efectuar la paga de mi pecado y tu pecado. Cosa que nosotros nunca podríamos pagar, el lo pagó con tres días y tres noches en el vientre de la tierra. 

Nuestra cuenta está pagada, no por algún sacrificio que nosotros hubiésemos hecho. No por alguna obra. No por alguna ofrenda. 

(Por es es ridículo pensar que algún acto de nuestra parte podría salvarnos: el bautismo, alguna buena obra, etc.) 

Cristo puso su vida por nosotros, eso es lo único que pudo haber pagado nuestra cuenta. Dios nos ama a pesar de nuestra falta de fondos espirituales – no haya NADA que nosotros podemos ofrecer por el amor De Dios. 

Pero, ¿por qué nos ama Dios? 

¿Alguien quiere decir por qué Dios nos ama? 

Al amor De Dios un Dios perfecto hacia una raza pecaminosa es el misterio de la edades. 

El es tan alto y nosotros somos tan bajos.
El es tan bueno y nosotros somos tan malo.
El nos amó y nosotros lo rechazamos.
El nos da y nosotros le quitamos.
El ama y nosotros odiamos.
El ofrece caminar con nosotros y nosotros lo ignoramos.
El nos extiende una mesa para comer y nosotros nos retiramos.
El provee y nosotros buscamos por fuera.
El cuida y nosotros descuidamos.
El nos ofrece amistad y nosotros ofrecemos enemistad.
El es paciente y nosotros somos impacientes.
El abre la puerta y nosotros la cerramos.
El da luz y nosotros la ponemos debajo de un almud.
El da dones perfectos y nosotros los malgastamos.
El ofrece pan y nosotros vamos al chiquero. 

Simplemente, estoy diciendo que el amor De Dios no tiene sentido. 

¿POR QUE NOS AMA DIOS? 

Esta es la respuesta:

Porque el escoge amarnos. 

Yo sé. No tiene razón. ¿Como es posible? 

Hermano, de vez en cuando, Usted necesita detenerse por unos momentos y contemplar el grandioso misterio del amor De Dios por su vida. Dios no tiene que amarnos. Nade le obliga a amarnos. No necesita amarnos. El simplemente nos ama porque escoge amarnos, y eso nunca cambiará. Ese pensamiento simplemente mi fascina. 

Ahora, ¿cuál es la aplicación? 

Así como Dios nos ama a nosotros, nosotros debemos de amar. Se nos ha mandado a amar a nuestro prójimo, a amar a nuestros hermanos y hermanas en Cristo, a amar a las almas. ¿Como debemos de amar a aquellas personas? Debemos de escoger amar. 

Por eso, el verdadero amor, no es un sentimiento. No es una emoción. El amor es una decision. Usted decide amar a otro…

…¿porque se lo merecen?

De ninguna manera. Otro no es digno de su amor así como Usted no es digno del amor De Dios. Pero así como Dios te amó a ti a pesar de tu indignidad, tu debes de amar a otros. 

Yo no entiendo a una persona que ha sido beneficiaria del amor De Dios a pesar de su indignidad, que rehusa amar a otra persona. No estoy hablando de aceptar el mal que hacen, Dios no acepta el mal que hacemos. No estoy hablando de cerrarle el ojo a sus pecados, Dios no le cierra el ojo a nuestros pecados. Estoy hablando de amarle porque Usted escoge amarle. Amarle a pesar de su maldad. Amarle a pesar de sus pecados. 

No estoy hablando de tener compañerismo con una persona que te haya lastimado. Dios rehusa tener compañerismo con una persona que tiene pecado no confesado y no abandonado en su vida. Estoy hablando de amar a otro, de no odiar a otro, de se benigno y misericordioso, no porque el o ella lo merecen sino porque Usted simplemente decide hacerlo. 

Llega el momento en la vida de un Cristiano en que tiene que decidir amar a otros. Usted se está pudriendo por dentro porque hay alguien en su vida a quien Usted rehusa amar porque esa persona no es digna de su amor. 

¿Qué si Dios fuera así con Usted? 

Usted necesita decidir amar a otros 

¿Porque se lo han ganado? 

De ninguna manera. Otro pecador no debería de tener que ganarse el amor de un pecador. Si Dios nos ama a nosotros, sin que ganemos ese amor, nosotros deberíamos de estar dispuestos a amar a otros a pesar de su indignidad. 

Hay Cristianos que solamente aman a otros mientras tengan algo que ofrecerles. Escúchame bien. Dios solamente te amara mientras tu tuvieras algo que ofrecerle a el, nunca te habría amado. Hay quienes son amigos mientras la amistad convenga y una vez que el otro no le sirve y le es estorbo, se corta la amistad. Un amigo ama en todo momento. 

Deja de usar a la gente para tu propio beneficio y decide amar a otros a pesar de su incapacidad de ofrecerte algo. 

¿Por qué no decides ser Cristiano y enfocarte mas en lo que tu puedas dar a otros que el lo que otros te puedan dar a ti? 

Si Dios te amó a pesar de tu incapacidad de darle algo a el, decide amar a otros a pesar de su incapacidad de darte algo a ti. 

Debes de decidir, simplemente decidir, amar a otros…

¿Porque se lo merecen?

De ninguna manera. Es posible que otros merezcan o que no merezcan tu amor. Ahora, en el contexto de la humanidad, si hay algunas personas que merecen tu amor. 

Tus padres, merecen tu amor y respeto. A mi se me paran los pelitos en el cuello cuando escucho a sonso adolescente faltándole el respeto a sus papas. Deberíamos de ponerte en un tambo de 200 litros y dejar un hollito para pasarte pan y agua hasta que cumplas 18 años y luego, ¡tapar el hoyo!

Aquí hay adolescentes, y algunos no tan jóvenes, que necesita decidir amar a su papa y a su mama. 

Tu esposa merece tu amor y cuidad. Estoy cansado de saber de esposos que maltratan y desprecian a sus esposas. Es una epidemia. Tu pediste a esa muchacha, tu la deseaste, tu la quisiste y ahora, que no es todo lo que tu pensabas que debería de ser, la desprecias. No te voy a decir burro. Eres una cucaracha. Aquí hay algunos esposos que necesitan decidir amar a sus esposas. 

Estoy diciendo que no debes de amar solo porque otro se ha ganado tu amor. Algunos quizás pierdan tu amor. Debes de decidir amarles de todos modos. 

Conclusión

Si cada persona en este cuarto decidiera amar, esta iglesia cambiaria. 

Maestro de escuela dominical, si tu decidieras amar a tus alumnos, tu clase cambiaría. 

Obrero de ruta, si tu decidieras amar a los niños de tu ruta, tu ruta cambiaría. 

Si la Iglesia Bautista Monte Hebrón decidiera amar a los perdidos, Santiago, Monterrey y Guadalupe cambiaría. 

Hay Cristianos descontentos y disatisfechos con el Cristianismo, pero es porque son recipientes del amor De Dios con el que Él ha decidido amarles, pero que aun no han decido amar. 

Dios nos ama porque el escoge amarnos. Escoge amar a otros.

Posted on May 16, 2018 and filed under Predicación.